Las Características Que Busco (2ª Parte)

Resumen

  • Este artículo repasa las 5 características restantes que deben cumplir todas las empresas para entrar en mi cartera.

  • Entender lo que busco es clave para entender la lógica detrás de mis elecciones.

  • Doy algunos ejemplos utilizando empresas de mi lista de seguimiento. Creo que las cifras pueden sorprender a algunos.

Hola y bienvenid@ a otro artículo de Invirtiendo En Calidad,

En este artículo, voy a repasar las 5 características restantes que deben cumplir las empresas para ser incluidas en mi cartera. Si aún no has leído el artículo sobre las 5 primeras características, puedes hacerlo aquí. Recuerda que busco un total de 10 características, son las siguientes:

Sin más dilación, ¡vamos al grano!

6. Crecimiento de doble dígito

Las dos características anteriores hablaban de elementos que ayudarán a la empresa a seguir creciendo a un ritmo adecuado en el futuro. Ahora toca hablar de lo que podemos considerar “adecuado.” Ya os he hecho un poco de spoiler con el título de esta característica, pero hay mucho más que "crecimiento de doble dígito".

La primera pregunta obvia es "¿crecimiento de doble dígito en qué variable?". Se podría llegar directamente a la conclusión de que la métrica es la de ventas (en términos absolutos), y podría ser una respuesta totalmente lógica teniendo en cuenta que el crecimiento de los ingresos genera la mayor parte del valor para el accionista a largo plazo. Esto, siempre y cuando los beneficios acaben llegando claro:

La realidad, sin embargo, es que la respuesta correcta a esta pregunta es: “depende.”

Cada empresa es diferente y, como tal, debe medirse según sus propias características. Por eso he decidido abrir el ámbito del "crecimiento de doble dígito" a las siguientes métricas absolutas:

  1. Ingresos/Ventas

  2. Flujo de caja libre

  3. Beneficios

Las empresas de mi cartera no tienen por qué disfrutar simultáneamente de un crecimiento de doble dígito en todas estas métricas. Aplicaré la métrica que sea más relevante para cada empresa, asegurándome de que la métrica elegida sea la que explique la mayor parte (si no la totalidad) de la creación de valor para el accionista.

Hay otro aspecto importante a tener en cuenta: las acciones en circulación. Como ya he comentado en otros artículos, busco empresas consolidadas que probablemente generen más beneficios de los que pueden reinvertir en en el negocio. Esto significa que los equipos directivos de estas empresas recurrirán a otras formas para generar valor para los accionistas con este dinero, y una de estas formas es la recompra de acciones.

Para quienes no estén familiarizados con las recompras, se trata básicamente de que la empresa recompra sus propias acciones y las cancela, reduciendo así el número de acciones en circulación. Evidentemente, esto tiene poco efecto en las métricas absolutas que acabamos de comentar. Sin embargo, si analizamos todas estas métricas por acción, podemos observar el poder de la recompra de acciones.

Pensemos, por ejemplo, en una empresa que opera en un mercado en el que es capaz de alcanzar una crecimiento de ventas alrededor del 8% durante bastantes años. A primera vista, podría no parecer una gran inversión, pero ¿y si te dijera que la empresa tiene un plan para adquirir el 20% de las acciones en circulación en los próximos años? Aquí cambia todo. Esta empresa cuenta con un crecimiento de ventas aceptable en términos absolutos (pero, no obstante, por debajo de nuestro umbral). Sin embargo, este crecimiento unido a su programa de recompra de acciones haría que los accionistas disfrutaran de crecimiento de doble dígito en los beneficios por acción. Veamos el ejemplo de Microsoft.

En el periodo de 2005 a 2018, Microsoft aumentó sus ventas a una tasa anual compuesta del 7,5%:

Datos de Ycharts

No está mal, pero no es nada espectacular. Sin embargo, durante este mismo periodo la empresa redujo drásticamente el número de acciones en circulación:

Fuente: MacroTrends

Esto, por supuesto, tuvo un efecto muy beneficioso en la métrica de ventas por acción, permitiendo a la empresa crecer esta métrica a una tasa anual compuesta del 10,2%. La diferencia podría no parecer muy significativa si solo nos fijamos en la tasa anual, pero cuando componemos una pequeña diferencia a lo largo de un periodo de más de 10 años, la diferencia es bastante drástica:

Datos de Ycharts

Me gusta este gráfico porque muestra cómo diferencias de rendimiento aparentemente pequeñas se acumulan para crear una brecha cada vez mayor. Viene a demostrar que siempre hay que buscar alta calidad, incluso si alta calidad significa "sólo" un 2% de rendimiento anual superior.

Lo que quiero decir con todo esto es que realizaré un análisis de las métricas por acción cuando se prevean recompras significativas en los próximos años. La métrica elegida para este análisis variará en función de las características de la empresa, pero siempre intentaré centrarme en la métrica que sea más relevante para la generación de valor. A veces serán las ventas y otras los beneficios o el flujo de caja.

7. Posición financiera sólida

Esta característica se explica por sí sola. Si queremos obtener rendimientos superiores a los del mercado y limitar al mismo tiempo las pérdidas, debemos buscar empresas que gocen de una posición financiera sólida. Buscaré lo siguiente:

  • Baja deuda (o deuda que pueda pagarse fácilmente con la generación de flujo de caja y/o la posición de tesorería)

  • Posición de efectivo elevada

  • Márgenes elevados en comparación con sus peers

  • Elevada generación de caja

En definitiva, lo que busco en los estados financieros de cualquier empresa es lo siguiente:

  1. Capacidad para sobrevivir a periodos de estrés, como otra crisis financiera global.

  2. Disponibilidad de efectivo para emprender proyectos de crecimiento sin tener que incurrir en una deuda significativa o diluir a los accionistas.

8. Volatilidad inferior a la habitual

Esta es una de las características más importantes de las empresas que incluyo en mi cartera. Los acciones poco volátiles deberían ayudar a los inversores a capear periodos de importantes turbulencias en el mercado (es decir, de volatilidad), anclando su cartera y haciéndola más estable.

No me malinterpretes, la volatilidad no es nada que deba asustarnos. No la considero un riesgo como tal, pero es cierto que ver oscilar mucho una cartera de inversión puede disparar tus emociones y empujarte a tomar decisiones estúpidas de las que podrías acabar arrepintiéndote. Cada ser humano es diferente y, como tal, reacciona de forma distinta a los estímulos externos, por lo que no hay consejo que valga para ayudarte a gestionar tus emociones.

Sin embargo, hay algo que siempre es cierto. No importa lo bueno que seas gestionando tus emociones, siempre habrá un momento en el que una trayectoria negativa del precio de una acción te hará cuestionarte tu tesis. Sé lo que estás pensando... "Sí, es cierto, pero ¿no es la volatilidad el precio a pagar para obtener rentabilidades que merezcan la pena?". Pues bien, se pueden conseguir rentabilidades que merezcan la pena disfrutando de una volatilidad inferior a la habitual, y esto es justo lo que busco. Veamos algunos ejemplos.

Ejemplo nº 1: Amazon

Aunque fue un valor extremadamente volátil en sus inicios, Amazon (AMZN) solo ha sufrido tres caídas de más del 30% en los últimos 10 años y se ha mantenido bastante cerca de máximos históricos durante todo este periodo:

Estoy bastante seguro de que sois conscientes que esta volatilidad inferior a la habitual no ha repercutido en la creación de valor para el accionista, ya que la empresa ha conseguido batir cómodamente a los índices durante este periodo:

Ejemplo nº 2: Accenture

Amazon no es el único ejemplo. Este es el gráfico de las caídas que ha sufrido la acción de Accenture (ACN) durante los últimos 10 años.

Como puedes ver, la acción sólo ha caído un 30% dos veces. Pero ha superado al índice por un amplio margen durante ese mismo periodo.

Ejemplo nº 3: Zoetis

El tercer ejemplo es Zoetis (ZTS), empresa que incorporé a mi cartera en Agosto de 2022. Sólo ha sufrido caídas de más del 30% dos veces en los últimos 10 años:

Pero si nos fijamos en cómo se ha comportado, volvemos a ver lo mismo: ha batido al S&P 500 por un amplio margen.

No pretendo en absoluto hacerte creer que la volatilidad es mala. La volatilidad presenta oportunidades para los inversores a largo plazo, pero también es muy difícil capear periodos de volatilidad muy alta en tu cartera, ya que te puede llevar a cometer errores. Sólo quiero hacerte ver que existen empresas capaces de batir al índice sin dar muchos dolores de cabeza. Son estas empresas las que busco para mi cartera.

Si quieres leer un buen artículo sobre cómo empresas de baja volatilidad pueden ganar al mercado, te recomiendo este de Terry Smith:

9. Resiliencia durante las recesiones

Aunque esta característica está en cierto modo relacionada con la séptima característica (Posición financiera sólida) y la octava característica (Volatilidad inferior a la habitual), he querido separarlo en una característica independiente por varias razones.

La primera razón es que una posición financiera sólida no garantiza la resiliencia durante una recesión, a pesar de que actúa como escudo protector. Si invertimos en una empresa muy cíclica que sufre mucho durante las recesiones, podemos enfrentarnos a una situación donde las finanzas se deterioran muy rápidamente, haciéndonos acabar con una empresa menos resiliente de lo que pensábamos. No me malinterpretes, las industrias cíclicas pueden ser excelentes como inversión, pero también pueden sufrir bastante durantes las crisis. Otra manera de verlo es que las empresas resilientes en empresas cíclicas pueden ser excelentes inversiones.

En segundo lugar, debemos diferenciar la acción de la empresa. La característica anterior (Volatilidad más baja de lo habitual) hacía referencia a la acción, pero en este rasgo hablamos de la empresa y, aunque ambas convergen en su mayoría a largo plazo, esto no es así en absoluto a corto plazo.

También hay que pensar que hay empresas que se pueden beneficiar de los periodos de recesión. Esto puede sonar un poco extraño, pero la mayoría de las empresas que recurren a las fusiones y adquisiciones (es decir, los conglomerados y los adquirentes en serie) pueden comprar empresas a valoraciones más razonables durante estos periodos, impulsando los rendimientos en los próximos años. Veamos el ejemplo de Jack & Henry Associates (JKHY).

J&H Associates es una empresa de adquisiciones en serie especializada en el sector financiero que compra empresas de SaaS VMS (Vertical Market Software). En 2008, con la crisis financiera mundial, todas las valoraciones de las empresas de VMS relacionadas con el sector financiero sufrieron caídas significativas (por razones obvias), creando una oportunidad para la empresa. J&H Associates aprovechó esta oportunidad y compró a precios de ganga, lo que tuvo el efecto de impulsar el rendimiento del capital invertido en los próximos años:

10. Valoración razonable

No me obsesiono demasiado con las valoraciones. De hecho, es lo último que miro (por eso es la última característica). Si analizamos la historia bursátil, dejar pasar empresas de alta calidad sólo por cuestiones de valoración ha costado a muchos inversores bastante dinero.

¿Significa esto que las valoraciones no son importantes? Por supuesto que no. Nuestro rendimiento a largo plazo es una función de tres variables:

  1. El precio que pagamos hoy

  2. El precio al que vendemos en el futuro

  3. Los años transcurridos

Esto significa que el precio que paguemos hoy influirá en la rentabilidad a largo plazo.

Busco empresas para mi cartera que, aunque no tengan un potencial de multiplicarse por 10 en los próximos 10 años, son empresas que tienen el potencial de proporcionar rendimientos superiores a los del mercado con una volatilidad y un riesgo inferiores a lo habitual. Estas características aumentan la importancia de la valoración, ya que podríamos acabar con un rendimiento inferior al del mercado si pagamos demasiado por cualquier empresa, por mucho que sea de alta calidad.

Juego a largo plazo y cuanto más largo es nuestro horizonte de inversión, menos importa la valoración. Sin ignorar, por supuesto, que importa mucho.

Conclusión

Las 10 características de las empresas que busco para mi cartera deberían ayudarte a entender mi filosofía de inversión. Son de suma importancia para construir nuestra convicción en las empresas de la cartera y también debe ayudarnos a establecer nuestras expectativas.

Disclaimer: la información aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión. Cada persona es responsable de hacer su propio análisis y de tomar sus propias decisiones de inversión.

Join the conversation

or to participate.