3 Empresas Para Aprovechar una Tendencia Inevitable

Hola y bienvenid@ de nuevo a Invirtiendo en Calidad,

Antes de empezar, simplemente comentar que estoy llevando a cabo una promoción de Black Friday y Cyber Monday en Invirtiendo en Calidad por la que podrás hacerte suscriptor de pago con un descuento del 20% que se mantendrá de por vida (siempre y cuando no te des de baja).

La promoción será válida hasta el martes 28 de Noviembre. Si quieres leer un poco lo que hacemos en Invirtiendo en Calidad puedes leer los artículos de interés o puedes escuchar alguno de los podcasts en los que he participado. Si también te interesa conocer el rendimiento y la composición de la cartera de Invirtiendo en Calidad, puedes verlo aquí.

Si estabas pensando en hacerte suscriptor de pago, esta es tu oportunidad, ya que no llevaré a cabo ninguna otra promoción hasta dentro de bastante tiempo.

Sin más dilación, vamos con el artículo de hoy.

Introducción

Hay muchas formas de obtener ideas de inversión. Algunos inversores deciden adoptar un enfoque descendente (top-down), mientras que otros optan por un enfoque ascendente (bottom-up). En el enfoque descendente, un inversor analizará primero un sector/industria concreto y, si considera que merece la pena invertir en él, buscará empresas destacadas dentro de ese sector o invertirá en el sector en su conjunto (a través de un ETF temático, por ejemplo). Los inversores ascendentes toman un camino diferente, buscando empresas individuales independientemente de las características del sector al que pertenecen.

Un enfoque no es necesariamente superior al otro, ya que un inversor puede tener éxito con cualquiera de ellos o incluso con una mezcla de ambos. Ambas estrategias están latentes en algunos de mis podcasts. Por ejemplo, François Rochon es más bien un inversor "bottom-up", ya que busca empresas de calidad independientemente de las características del sector al que pertenezcan:

En realidad no nos centramos en sectores. Nos centramos en las empresas e intentamos encontrar empresas que creemos que tienen algo especial.

Además del historial excelso de François Rochon, hay datos que respaldan este enfoque. Michael Mauboussin compartió la siguiente imagen en su artículo ‘Measuring The Moat’ (recomiendo encarecidamente su lectura):

Podemos aprender dos cosas de esta imagen. La primera es que es obviamente más sencillo encontrar empresas de alta calidad en industrias que disfrutan de características atractivas que facilitan la creación de valor. La segunda lección, que también es importante, es que también podemos encontrar empresas de alta calidad en industrias aparentemente poco atractivas. La industria marítima no parece muy atractiva si miramos el gráfico superior, pero aun así hay outliers y probablemente muchos inversores los estén pasando por alto solo por el hecho de operar en estas industrias.

Por supuesto, hay que tener en cuenta más cosas además de las características del sector. Por ejemplo, las empresas de sectores muy atractivos probablemente disfrutarán de una "prima sectorial" (es decir, estarán aparentemente más caras) en comparación con las buenas empresas de sectores poco atractivos. La razón de esta prima es que, en los primeros, los equipos directivos pueden cometer algunos errores y aún así obtener buenos resultados, mientras que la ejecución es extremadamente importante en el segundo grupo (industrias poco atractivas).

Christian Billinger (Presidente de Billinger Forvaltning) es un ejemplo de enfoque descendente de la inversión. Creo que su cartera lo ilustra de manera bastante evidente:

Podemos observar cómo Christian posee un buen número de empresas de ciertos sectores. Por ejemplo, posee Diageo, Remy Cointreau y Campari en el sector de las bebidas alcohólicas (escribí no hace mucho un artículo sobre esta industria). En el sector de los ascensores, posee Kone y Schindler. En la industria del lujo, posee LVMH y Hermes. Cuando le pregunté a Christian por las ventajas de este enfoque, me contestó lo siguiente:

Existen importantes economías de escala si posees dos empresas, especialmente si se trata de un entorno ligeramente oligopolístico.

En ascensores, por ejemplo, hay cuatro grandes empresas. Si conozco Kone, sabré muy bien qué impulsa los beneficios de Schindler, la dinámica de crecimiento, los riesgos, etcétera. Así que si conoces una empresa, a menudo ya sabes mucho sobre las otras empresas líderes del sector. Y eso también significa que eres más capaz de mantenerte al tanto de los desarrollos de la industria.

También significa que con sólo poseer dos grandes empresas o empresas líderes en un sector, se puede reducir significativamente el riesgo específico de la empresa.

Estas ventajas resultan bastante atractivas para cualquier inversor que desee construir una cartera sólida que no de muchos dolores de cabeza. Ayuda a aumentar la eficiencia de nuestro tiempo y a mantener un círculo de competencia más limitado sin sacrificar diversificación. Dicho esto, no creo que un inversor deba intentar enfocarse de manera exclusiva en ninguna de estas estrategias, ya que siempre se puede utilizar una mezcla de ambas (es decir, centrarse en un sector y buscar la empresa más atractiva).

De hecho, existe otro tipo de estrategia descendente (top-down) que, en lugar de centrarse en un sector, se centra en una tendencia. Un inversor puede identificar una tendencia duradera e inevitable a largo plazo e invertir en empresas que espera que salgan beneficiadas de la misma. Estas empresas pueden pertenecer o no al mismo sector, y a veces te sorprendería cuántos sectores puede "tocar" una determinada tendencia.

El objetivo de este artículo es explicar cómo utilicé este método de identificar una tendencia y luego buscar empresas que espero que se beneficien de ella para invertir en tres empresas que forman parte actualmente de mi cartera. La tendencia es el auge de coches más avanzados y "limpios".

Antes de entrar en las empresas, voy a explicar brevemente de qué trata esta tendencia.

Por qué y cómo están avanzando tecnológicamente los coches

Es posible que hayas oído en alguna parte que el número de semiconductores contenido en los coches nuevos se está disparando. Según Statista, el coste de la electrónica como porcentaje del coste total de un vehículo superará el 50% en 2030:

Fuente: Statista

El auge del contenido electrónico en los coches procede de varias fuentes y está bastante claro que los semiconductores se están haciendo omnipresentes en los automóviles. Hoy en día se pueden encontrar semiconductores en casi cualquier parte del coche:

Fuente: McKinsey

Pero, ¿por qué los coches han pasado de tener poco contenido electrónico a estar casi totalmente dominados por él? Podríamos destacar muchas fuentes, pero me quedaré con las tres más importantes y obvias:

  1. Mayor conectividad y infoentretenimiento (infotainment en inglés)

  2. Más y mejores sistemas ADAS

  3. El paso a la electrificación

Estas tendencias han proliferado rápidamente en la última década, y se espera que esto siga siendo así en la próxima. Según varios estudios, estas tres tendencias crecerán a tasas compuestas de casi doble dígito hasta 2035:

Fuente: Automotive Semiconductor Trends 2021

Conectividad e infoentretenimiento hace referencia a la tendencia actual de que los coches estén cada vez más conectados a internet (conectividad) y la pantalla interior sea cada vez más moderna (infoentretenimiento). El aumento de la conectividad y el infoentretenimiento significa básicamente pasar de la imagen de la izquierda a la imagen de la derecha.

ADAS son las siglas de "Advanced Driver Assistance Systems" (sistemas avanzados de asistencia al conductor) y actualmente se centra en tecnologías para evitar colisiones o minimizar el daño cuando estas se producen. Por ejemplo, si un coche se detiene automáticamente para evitar una colisión, eso es ADAS. Si el retrovisor se ilumina cuando hay un coche en el ángulo muerto, eso también es ADAS.

Mucha gente habla de conducción autónoma indistintamente de ADAS, pero la conducción autónoma puede entenderse como el tipo de ADAS más avanzado. Existen diferentes niveles de ADAS, que van desde la menor automatización hasta la automatización total (conducción autónoma):

Fuente: Society of Automotive Engineers

El objetivo de ADAS es mitigar las consecuencias de los errores del conductor, y como los conductores actúan en función de lo que ven, cualquier tecnología ADAS requiere que los coches tengan "ojos". Estos ojos vienen en forma de sensores y cámaras colocados por todo el exterior del vehículo. Y sí, has adivinado bien, estos sensores y cámaras requieren una cantidad cada vez mayor de semiconductores (en gran parte analógicos).

Por último, tenemos la electrificación, que es probablemente la tendencia más sencilla de entender porque lo vemos a diario en las noticias. La electrificación es el paso del motor de combustión interna al vehículo eléctrico. Este cambio ya está en marcha y se está acelerando a niveles casi exponenciales:

Fuente: The World Economic Forum

Los vehículos con motores de combustión interna se componen principalmente de piezas mecánicas, mientras que los eléctricos se componen sobre todo de componentes electrónicos, los cuales requieren un número cada vez mayor de semiconductores. Según un estudio de McKinsey, un vehículo híbrido tiene de media casi el doble de semiconductores que un vehículo de combustión interna:

Fuente: McKinsey

Con toda la evidencia arriba presentada, la transición hacia una tecnología más avanzada y un mayor contenido de semiconductores en los coches es bastante evidente y probablemente imparable. Ya hemos visto cómo esta tendencia está en marcha desde hace algún tiempo, pero aún queda mucho crecimiento por delante. La regulación y la mayor concienciación con el medio ambiente de la población general están acelerando esta transición, y esto es sólo el principio.

Para empezar, aún quedan muchos coches por renovar. En muchas economías desarrolladas, el parque automovilístico sigue siendo muy antiguo (y cada vez más). El vehículo medio estadounidense tiene 13 años:

Fuente: S&P Global Mobility

A esta elevada edad de los vehículos, tenemos que añadir que sólo se puede aplazar hasta cierto punto la compra de un vehículo nuevo. Renovar un coche es, en efecto, una compra discrecional, pero ¿y si el Gobierno te "obliga" a actualizarlo?

Los gobiernos de todo el mundo se están centrando en acelerar esta renovación. Por ejemplo, en España, no se puede entrar en Madrid Centro a menos que el coche sea algo “respetuoso” con el medio ambiente. La buena noticia es que si quieres renovar tu coche actual por uno eléctrico o híbrido, puedes optar a hasta €7.500 en subvenciones del Gobierno. Estos "incentivos" gubernamentales junto con la subida desorbitada de los precios del combustible, consigue que más y más personas se sitúen en la cola para renovar su vehículo.

La renovación del parque automovilístico parece inevitable en las próximas décadas, y tres empresas de la cartera de Invirtiendo en Calidad (mi cartera personal) están bien posicionadas para aprovecharla. Veamos cómo.

Texas Instruments (TXN) - Aprovechando el crecimiento del contenido de semiconductores

Texas Instruments es un Integrated Device Manufacturer ("IDM") del sector de semiconductores analógicos, y está bien posicionada para aprovechar la tendencia al aumento del contenido de semiconductores en los automóviles. Antes de explicar cómo, permíteme explicar por qué los chips analógicos se están convirtiendo en un elemento crítico de los automóviles modernos.

Como expliqué en mi artículo sobre la industria de los semiconductores, a pesar de que mucha gente piense que sí, los chips analógicos no son una versión menos avanzada de los chips digitales. Dicho esto, hay algo de verdad en esta creencia ya que los chips digitales se suelen situar en nodos avanzados, mientras que los analógicos se fabrican principalmente en nodos no avanzados. Lo que quiero que se entienda es que un chip digital no puede sustituir a un chip analógico. A pesar de sus diferencias tecnológicas, son complementarios.

Los chips analógicos pueden interpretar variables continuas (como distancia, temperatura, presión, niveles de batería...), mientras que los chips digitales sólo pueden interpretar variables binarias (unos y zeros). Esto significa que un chip digital no puede medir la distancia entre dos objetos o la presión dentro de las ruedas del vehículo; ambas mediciones pertenecen al territorio analógico. Un chip analógico interpreta estas variables continuas y las "traduce" a un flujo de datos que un chip digital puede interpretar y procesar.

Como he comentado arriba, los sistemas ADAS requieren que un vehículo tenga "ojos" que sustituyan a los del conductor. Una vez que el sistema ADAS ha visto algo preocupante, tiene que haber una forma de transmitir esta información a un "sistema central" que, en última instancia, hará que el coche haga algo (frenar, mantenerse en su carril...). Tener "ojos" requiere la interpretación de variables continuas, y precisamente por eso los chips analógicos son tan críticos en los sistemas ADAS y (si algún día llegamos a ello) en la conducción autónoma. En resumidas cuentas, un sensor (compuesto por chips analógicos) puede decirte lo cerca que estás de un objeto, pero un chip digital no puede hacer esto.

El otro viento de cola para los chips analógicos es la electrificación. Los motores eléctricos requieren una gran cantidad de chips analógicos en comparación con los coches de combustión interna. Los sistemas de gestión de baterías ("Battery Management Systems" en inglés) controlan y gestionan el estado de carga y la salud de las baterías y, como habrás imaginado, juegan un papel bastante importante en la transición a los vehículos eléctricos. Tanto la carga como el estado de la batería son variables continuas y, por tanto, requieren chips analógicos.

Estas tendencias hacen que los chips analógicos sean omnipresentes en los coches, sobre todo en los nuevos:

Fuente: S&P Global Mobility

El equipo directivo de Texas Instruments anticipó esta tendencia y reorientó la empresa hacia el sector de la automoción. El sector automoción representaba "solo" el 15 % de los ingresos totales en 2015, pero ahora ya genera más del 25% de las ventas. A juzgar por los planes de Capex del equipo directivo, la empresa espera un fuerte crecimiento en el futuro en este segmento:

Fuente: Investor Whitepaper de Texas Instruments

ASML (otra empresa que forma parte de mi cartera) también debería beneficiarse de esta tendencia, ya que domina los sistemas litográficos que se utilizan para fabricar tanto chips analógicos como digitales. En el último Capital Markets Day, el equipo directivo de ASML revisó al alza sus previsiones de crecimiento, admitiendo que habían infravalorado el crecimiento de los chips analógicos. Destacaron la automoción como uno de los mercados de semiconductores que va a disfrutar de crecimiento más elevado hasta 2030:

Fuente: Capital Markets Day de ASML

ASML también se va a beneficiar de estas tendencias, pero el impacto en Texas Instruments es mucho más directo. En el caso de ASML, lo que será crítico para su futuro es la high-NA EUV, tecnología que no es necesaria para la fabricación de chips analógicos.

Copart (CPRT) - Más tecnología significa mayor probabilidad de siniestro total

Copart lidera la industria del salvaging en Estados Unidos. Esta industria es bastante aburrida y fea (algo que considero bueno desde un punto de vista de la inversión), pero es muy importante en el mundo moderno. Cuando un coche sufre un accidente o se ve envuelto en una catástrofe (como un huracán), las aseguradoras deben decidir si merece la pena repararlo o si es mejor declararlo siniestro total (total loss en inglés). Declarar un coche como total loss en Estados Unidos significa que la aseguradora deberá deshacerse de él y pagar al propietario una determinada cantidad estipulada en el contrato de seguro (conocida como "Valor Previo al Accidente" o "PAV" por sus siglas en inglés). Estas aseguradoras pueden elegir muchas formas de deshacerse de los coches que han declarado siniestro total, pero en la mayoría de los casos, los subastan en las plataforma de Copart o IAA, pagando una comisión.

Así es como un coche acaba en una de las instalaciones de Copart:

Fuente: Elaborado por Invirtiendo en Calidad

Pero, ¿de qué tendencia de las he comentado se benficiará Copart? Aunque suene un poco contradictorio, la respuesta es ADAS. Digo que puede sonar contradictorio porque ADAS supuestamente reduce la gravedad de los accidentes, por lo que los coches deberían tener una menor probabilidad de ser declarados siniestro total, ¿verdad? Pues resulta que no es así.

Como ya he comentado, los sistemas ADAS requieren más tecnología, lo que ocasiona que los accidentes leves sean mucho más caros de reparar, aumentando así el índice de siniestralidad total (total loss ratio en inglés). El total loss ratio ha disminuido últimamente debido a los altos precios de los coches usados, pero ahora se está estabilizando y se espera que vuelva a su tendencia a largo plazo una vez que los precios de los coches usados se normalicen:

Fuente: Presentación de IAA

(Los datos de la imágen están desactualizados. El total loss ratio ya ha vuelto a subir, pero sigue por debajo de niveles pre-pandemia.)

Los sistemas ADAS requieren la colocación de sensores y cámaras en el exterior del coche, o lo que antes he llamado los "ojos" del coche. Estos sensores y cámaras son caros (tanto de sustituir como de reparar), suelen ser frágiles (no cuentan con mucha protección) y aumentan los costes de mano de obra porque los talleres tienen que tener trabajadores más técnicos y contar con herramientas caras para recalibrarlos. Esta fragilidad y mayores costes de reparación se traducen en una mayor probabilidad de siniestro total a pesar de que la gravedad del accidente sea menor.

Copart no sólo obtendrá más coches gracias a una mayor siniestralidad total, sino que también podría beneficiarse de precios de venta más altos en su plataforma. El razonamiento es que, tras accidentes leves, los coches están en buenas condiciones para ser vendidos en otras geografías donde la regulación de seguridad no es tan estricta como en los países desarrollados. Así, por ejemplo, un vehículo que no es apto para circular en Estados Unidos tras un accidente leve es muy probable que sí lo sea en algunos países de Oriente Medio, Asia o África.

Por supuesto, ADAS es un viento de cola, pero la consecución de la conducción totalmente autónoma sería terrible para Copart. Técnicamente, los coches autónomos deberían evitar por completo los accidentes y un futuro sin accidentes es un futuro sombrío para Copart (especialmente si vemos a los múltiplos que cotiza actualmente la empresa).

Creo que es bastante evidente que Copart es una empresa de alta calidad, pero la diferencia entre ser optimista o pesimista con la empresa probablemente resida en cuánto tiempo piensa cada uno que tardará la conducción autónoma en ser una realidad. Di mi punto de vista sobre este tema en uno de los artículos que subiré para suscriptores a su debido momento:

Para que la conducción autónoma reduzca los accidentes de forma sustancial, casi todo el parque automovilístico de todos los países tiene que ser autónomo. Así que no solo tiene que funcionar la tecnología (que aún no lo hace y se está topando con importantes obstáculos), sino que los coches autónomos tienen que tomar el relevo de los vehículos no autónomos, que actualmente constituyen el 99,9% del parque automovilístico existente.

A juzgar por la edad media de la flota actual (12 años), pasarían muchos años hasta que la población optara por un vehículo autónomo. Así que la renovación completa de toda la flota llevaría varias décadas desde que la tecnología fuera lo suficientemente buena como para ser aprobada por los organismos reguladores. No me malinterpretes, la conducción autónoma llegará probablemente algún día, pero tardaremos varias décadas en llegar a ella por completo, en mi opinión. Será una evolución lenta y constante, no una revolución repentina. Luego, el despliegue de la plena autonomía tardará varias décadas más, lo que debería darnos tiempo para reevaluar la tesis y cómo afecta a Copart.

Atlas Copco (ATCO.B) - Beneficiándose de la transformación de las cadenas de suministro

El modo en que Atlas Copco puede beneficiarse de las tendencias comentadas en este artículo no es tan sencillo de entender como en el caso de Texas Instruments o Copart. Atlas Copco es un conglomerado industrial que opera en 4 segmentos mayoritariamente independientes denominados "techniques."

Fuente: Elaborado por Invirtiendo en Calidad

La empresa se beneficiará de la electrificación gracias a su segmento Industrial Technique y, en menor medida, de las otras dos tendencias (conectividad e infoentretenimiento y ADAS) a través de su segmento Vacuum Technique. Empecemos por la electrificación.

La fabricación de un vehículo de combustión interna difiere mucho de la de un vehículo eléctrico. Para empezar, el primero tiene un motor mecánico, mientras que el otro funciona con baterías. Estos cambios en el proceso de producción llevarán a los fabricantes de automóviles a rediseñar sus cadenas de suministro, y se espera que el segmento Industrial Technique de Atlas Copco desempeñe un papel importante en al menos 11 pasos de la producción de baterías:

Fuente: Presentación del CMD de Atlas Copco

Si analizamos todo el proceso de fabricación de un vehículo eléctrico (no sólo la batería), el equipo directivo de Atlas Copco cree que jugarán un papel más importante en el tren de potencia y el montaje final:

Fuente: Presentación del CMD de Atlas Copco

Los cambios en la cadena de suministro que traerá consigo la electrificación es la principal tendencia de la que se beneficiará Atlas Copco a través de su segmento Industrial Technique. Dicho esto, el negocio de Vacuum Technique (que fabrica bombas de vacío para empresas de semiconductores) también debería beneficiarse "indirectamente" del creciente contenido de semiconductores en los automóviles.

Conclusión

En este artículo, he explicado cómo se espera que 3 (4 si se incluye ASML) de las 14 empresas que componen mi cartera personal (la cartera de Invirtiendo en Calidad) se beneficien de manera directa de varias tendencias de la industria automovilística. He preparado la siguiente tabla resumen para mostrar de qué tendencia se beneficiará cada una con mayor probabilidad y en qué medida (cuanto más verde, mayor será el beneficio):

Fuente: Elaborado por Invirtiendo en Calidad

Un podría pensar que comprando un fabricante de coches (por ejemplo, el líder en vehículos eléctricos) es la mejor forma de aprovechar estas tendencias en el sector automovilístico, pero lo cierto es que la cadena de suministro también alberga empresas muy interesantes con fuertes fosos y altos costes de cambio.

Espero que te haya gustado el artículo, y si es así, te agradecería que te suscribieses a Invirtiendo en Calidad.

Un abrazo!

Leandro

Disclaimer: la información aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión. Cada persona es responsable de hacer su propio análisis y de tomar sus propias decisiones de inversión.

Join the conversation

or to participate.